Masaje nº11

Los riñones, la memoria, la oreja...

Realizar un masaje vivo de las orejas, retorciendo los pabellones entre los dedos para calentarlos.

Aplicar entonces las palmas de las manos para taparse las orejas y con los dedos martillear la nuca.

Efectos:

Este ejercicio «bate el tambor celeste» y corresponde a un masaje del aparato auditivo. También regula el cerebro, los riñones y el estómago. Ayuda a luchar contra las pérdidas de equilibrio y de memoria.